Suerte al amanecer

Por Inés Saavedra

Hemos viajado varios días con las mochilas al hombro. Llegamos muy temprano a Estambul.

Las calles limpias, los negocios cerrados, sólo se escuchan los altavoces de las mezquitas llamando al rezo. Encontramos un café abierto; un hombre nos atiende, no hablamos el mismo idioma: imposible comunicarse verbalmente. Tomamos un café. Al terminar el mío, una mujer robusta con una mascada en la cabeza sale de la cocina, se acerca a mi mesa, voltea la taza de la que bebí sobre mi plato y comienza a decirme la suerte. No entiendo nada, pero una sonrisa en su cara me lo dice todo. Con la cafeína en el cuerpo y la confianza de una buena fortuna, nos levantamos de la mesa, curiosos por descubrir qué nos depara esta ciudad que despierta.

Tal vez te  interese:

La última noche del mundo

Devoto del hambre

Ramadán en Serbia

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s