Un festín al estilo de Virginia Woolf

Las historias de tres mujeres en tres épocas distintas se entrelazan a partir de un mismo personaje ficticio y momentos de tensión en la cocina.

©Paramount Pictures
©Paramount Pictures

Por Analhi Aguirre

“The Hours” (2002) es una película que no puede ser vista una sola vez. Hay tres historias de tres mujeres, estancadas en una parte de su vida. Los desenlaces se entremezclan y se construyen mutuamente. Mrs. Dalloway (1925), la inquebrantable novela de Virginia Woolf, funciona como hilo para someter a prueba tres destinos que están a punto de deshilacharse durante todo el film. Al fin y al cabo, sobre esta historia escrita, hay otra debajo: Michael Cunningham prepara una novela que es llevada al cine por un Stephen Daldry que logra que la emoción nos devele. Como un buen índice de lo femenino, la cocina hace su aparición como una receta inevitable y comible.

©Paramount Pictures
©Paramount Pictures

Richmond, 1923. Virginia escribe, pero las cocineras de su casa necesitan instrucciones para el almuerzo planeado para las 4:00 de la tarde. La hermana de la señora vendrá a comer. Mientras la carne de cordero está sobre la mesa, la encargada de la cocina se queja de que Virginia no le ha dicho qué debe cocinar. De repente, la escritora aparece y le pide que la mujer se traslade de inmediato a Londres para acompañar el té de China con jengibre…Virginia está presa en su casa. Traer esa planta para su visita es su única manera de salir…” I can’t think of anything more exhilarating than a trip to London”.

Los Ángeles, 1951. Laura Brown está embarazada. Tiene un niño pequeño, pero no es feliz. Su marido no es lo que ella desea. Sin embargo, como bien dice su hijo, debe hacerle un pastel de cumpleaños para que él sepa que ellos lo aman; de lo contrario, no lo hará. Laura necesita la receta para el pastel de chocolate y su hijo le advierte que debe untar el molde con mantequilla: “I know I greased the pan, sweetheart, even mommy knows that. This is what we’re gonna do. Flour. Bowl. Sifter”. No obstante, Laura parece perdida. Aunque diga que hasta ella sabe qué pasos hay que seguir para preparar el pastel, ella no puede conseguirlo.

©Paramount Pictures
©Paramount Pictures

Nueva York, 2001. Clarissa ha comenzado a cocinar para la fiesta homenaje de su amigo Richard, cuando suena el timbre. Es Louis. Clarissa no puede contener los nervios y detiene la ópera que llena su cocina. Empieza a partir huevos de una manera magistral y luego se desborda…“Tell me about San Francisco”, dice, mientras bate los huevos y se recupera…Pon tu atención en: las tres cocinas, con estilos separadas por décadas y las flores en los vestidos de las protagonistas.

Autor: Mapas Gourmet

Mapas Gourmet es una revista digital de gastronomía, viajes y estilo de vida, que diseña un mapa propio para guiarte en un mágico recorrido por los más "exquisitos" destinos de dentro y fuera de México, donde comer, viajar y vivir son las vivencias a compartir...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s