Cinco mitos y realidades de la cerveza

A todos nos gusta compartir una chela, caña o birra con nuestros amigos; una cerveza bien fría es lo primero que nos viene a la mente en un día de mucho calor. ¿La quiere clara u oscura?, ¿en vaso o en botella? Son algunas de las preguntas que enfrentamos al pedir una cerveza y cuyas respuestas debemos conocer para asegurarnos de que realmente vamos disfrutarla con todas sus características. Te compartimos cinco mitos y realidades que seguro van a cambiar tu forma de entender la cerveza:

©Paul Body
©Paul Body

 

Las cervezas se dividen por color: Falso

Principalmente se clasifican en dos ramas: lager y ale y su clasificación depende del proceso de fermentación y el tipo de levadura utilizada, no de su coloración. Diferenciarlas entre claras y oscuras simplemente nos indica el grado de tostado de la malta y por ende algunas notas de sabor que encontraremos al probarlas.

Lo que estás degustando no es un sabor sino un lúpulo: Verdadero

El lúpulo es uno de los 4 ingredientes naturales y fundamentales de la cerveza y es lo que le da distintos aromas y sabores. Además, según el Centro de Información de Cerveza y Salud de España, el lúpulo contribuye a la estabilidad de la espuma, aromatiza y tiene propiedades antisépticas.

beer2La cerveza se puede maridar con los platillos: Verdadero

Tal como le pasa al vino, puedes maridar tus comidas con distintos tipos de cerveza a partir de sus notas gustativas y aromáticas. Así que antes de ordenar, pregunta qué cervezas tienen y cuál te recomiendan; nada mejor que destacar los sabores de tu platillo con las infinitas combinaciones que puedes lograr con los diferentes tipos de cervezas.

El sabor amargo es por la temperatura: Falso

Tanto el amargor como el sabor característico de la cerveza es proporcionado por el lúpulo, una flor que de acuerdo a su variedad contiene diferentes porcentajes de ácidos alfa y aceites esenciales que son desprendidos durante el proceso de elaboración y responsables del sabor.

El vaso sí influye: Verdadero

Tomar la cerveza en botella impide que los aromas suban apropiadamente y que se disfrute como realmente se debe. Así que deja la botella a un lado y disfrútala en vaso. Estos cuatro son los básicos para disfrutar de los tipos de cerveza más comunes:

  • Tarro: Para cervezas ligeras (por ejemplo las lager)
  • Vaso Pilsner: Para las cervezas de esa categoría, este vaso fue creado para lucir su color. Al ser más abierto permite que el carbono suba y se perciban fácilmente los aromas.
  • Pinta: Cervezas más aromáticas como las american pale ale. También acepta las cervezas más tostadas, con toques de caramelo o chocolate.
  • Chalice: Una copa especial que ayuda a retener el sabor y la espuma, es perfecta para una cerveza stout o porter que esté entre los 3 y 5 grados centígrados.

 

Autor: Mapas Gourmet

Mapas Gourmet es una revista digital de gastronomía, viajes y estilo de vida, que diseña un mapa propio para guiarte en un mágico recorrido por los más "exquisitos" destinos de dentro y fuera de México, donde comer, viajar y vivir son las vivencias a compartir...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s