El hombre más gentil del mundo y sus problemas a la mesa

Tim Burton es de esos directores irresistibles para algunos e incomprensibles para otros. Lo cierto o, mejor dicho, lo inevitable es la ternura genial que les imprime a sus personajes. ¿O acaso no se derriten cuando Edward Scissorhands (1990) se limpia la boca durante la cena?

Por Analhi Aguirre

Aunque tenga sus detractores, como todo súper héroe puesto en la pantalla grande, ya fuimos felices con su Batman, Beetlejuice y el joven manos de tijera que no se queda atrás. Edward es un Frankenstein, pero a su creador le faltó ponerle las manos. Repentinamente, en un pueblo homogéneo, desde su arquitectura hasta el pensamiento de sus habitantes, aparece este ser muy distinto. Es recogido por una familia tipo, con una mamá todo corazón y, por supuesto, una chica que se enamora de él. Como es de imaginar, las manos son un gran obstáculo en la vida del muchacho: imagínense el sólo hecho de comer. Por más que Peg –una conmovedora Diane Wiest- haga lo insostenible para que Edward se sienta como los demás miembros de la familia, la comida se torna un verdadero problema. Nota: por más que Johnny Depp siempre nos muestre su lado más marginal, nunca deja de ser un tierno imposible de discriminar.

Autor: Mapas Gourmet

Mapas Gourmet es una revista digital de gastronomía, viajes y estilo de vida, que diseña un mapa propio para guiarte en un mágico recorrido por los más "exquisitos" destinos de dentro y fuera de México, donde comer, viajar y vivir son las vivencias a compartir...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s