Oaxaca de mis sabores

El estado de las ocho regiones recibe el galardón “Food and Travel Reader Awards 2018” en la categoría “Mejor Destino Gourmet de México”

Por Alberto Vega

Delegación de la región de Pinotepa Nacional, durante el desfile previo a su presentación en la Guelaguetza.

Oaxaca es uno de los estados del país que, además de tener el privilegio de contener tres sitios considerados Patrimonio de la Humanidad* por la UNESCO, propone a los visitantes una excepcional oferta gastronómica, magníficos atractivos naturales, históricas ciudades y villas.

Mole negro, chapulines, mezcal y tasajo, son parte de los ingredientes  característicos de la dieta de los oaxaqueños. El Estado despuntó en el último siglo como uno de los atractivos más visitados e interesantes del turismo internacional y nacional. La ciudad de Oaxaca de Juárez alcanza durante el verano una ocupación de casi el 100% de sus hostales y hoteles, durante las celebraciones de la Guelaguetza (palabra que proviene del zapoteco y significa “ofrenda”). Los lunes del cerro y las calendas han logrado exaltar las tradiciones y cosmogonías de las ocho regiones que conforman el estado. 

Delegación de Santa María Tlahitoltepec, frente a a la la Iglesia de Santo Domingo, una de las más representativas de la ciudad.

Este año la Secretaría de Turismo del Gobierno del Estado de Oaxaca recibió la presea “Food and Travel Reader Awards 2018”, por su trascendencia como destino predilecto para disfrutar los sabores de diversas tradiciones culinarias.

Al pensar en Oaxaca se nos viene a la mente su hospitalidad, la riqueza cultural e histórica presente en su esencia, como también que es uno de los pocos estados de México que han logrado apropiarse de sus orígenes y proyectarlos hacia su futuro. Su territorio alberga cinco Pueblos Mágicos: Huautla de Jiménez, San Pablo Mitla, San Pedro Teposcolula, Mazunte y Capulálpam de Méndez. Todos ellos destinos turísticos ricos en historias, leyendas, comidas típicas e increíbles paisajes, que abarcan desde la costa hasta las montañas.

Festival de la Danza de la Pluma, celebrado en honor a Santiago Apóstol en Cuilapam de Guerrero, cuna del baile representativo de los valles centrales.

La tierra del sol ofrece en sus ocho regiones, una gran cantidad de destinos para todas las voluntades e intereses: Tuxtepec con sus piñas y ganado, el Istmo de Tehuantepec con sus coloridas vestimentas y festivos sones, la Mixteca con impresionantes conventos dominicos en las montañas, la Cañada con hongos y rituales chamánicos de ultratumba, la Costa con su alegría y peripecias al ejecutar las chinelas (además de contar con una gran cantidad de playas vírgenes), la sierra Norte y la Sierra Sur, consideradas por el Fondo Mundial para la Naturaleza (World Wildlife Fund) como una de las 12 reservas ecológicas del mundo, y los valles centrales, con innumerables artesanías y comercialización de productos no procesados. Es esto y mucho más lo que Oaxaca tiene para ofrecer a los visitantes en cada una de sus regiones.

Basílica de Nuestra Señora de la Soledad, patrona de los oaxaqueños.

La orquesta filarmónica, cuya música es interpretada en prestigiosos recintos artísticos, como el Centro de Capacitación Musical y Desarrollo de la Cultura Mixe (CECAM); el mezcal extraído de agaves cultivados en la sierra de forma natural en Villa Sola de Vega y Matatlán; el chorizo y tasajo que todos los días arriba al Mercado 20 de Noviembre,  recomendados en la lista de los alimentos tradicionales; tlayudas con más de 20 centímetros de diámetro, preparadas con asiento de manteca, col, frijoles, chile de agua y acompañadas con alguna carne; el mole, preparado con semillas, chocolate, una gran variedad de chiles y especias, son distintivos de la región.

La suma de todos estos factores, desde hace algunas décadas hasta el presente, fueron la causa del éxito de Oaxaca como excepcional destino gastronómico y cultural.

Empanada de flor de calabaza con queso, preparada en comales de barro.

* Los sitios considerados Patrimonio de la Humanidad en México, son lugares que han cumplido los requisitos necesarios marcados por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y que han sido nominados para el programa internacional Patrimonio de la Humanidad debido a su importancia excepcional cultural o natural. Oaxaca cuenta con tres sitios culturales declarados Patrimonio de la Humanidad: el Centro Histórico de Oaxaca, la Ciudad Prehispánica de Monte Albán y Las Cuevas Prehistóricas de Yagul y Mitla en los Valles Centrales.

Fotografía: Alberto Vega

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s