MAPAS GOURMET

Come / Viaja / Vive

MAPAS GOURMET

Alaska para paladares exigentes

Probablemente “Fangoria” sea una de las mejores bandas españolas de los últimos tiempos. Sin embargo, para muchos escuchas, sus canciones están llenas de puro melodrama, mensajes codificados para mejorar tu vida, genialidades varias e imborrables, naturalezas muertas y comidas de lo más estrafalarias. Cuestiones deliciosas sólo para paladares de lujo.

Por Analhi Aguirre

 

Como si los ochenta se yuxtapusieran con los noventa y la cereza de la torta fuera el comienzo del siglo XXI, “No sé qué me das” (2001) aparece en un disco excepcional –con todos los significados que despliega esta palabra, “Naturaleza muerta”-. Ahora, para quienes se acaban de desayunar a Fangoria, esta placa es sólo una eslabón de las increíbles aventuras de Olvido Gara y Nacho Canut, dos músicos maravillosos, únicos y atrevidos, sobre todo en esta era tan poco lanzada y bastante de plástico.

Mientras Alaska canta y baila como nos sabe mostrar, Nacho trae una valijita bien cursi –absolutamente “arco iris”, saca un mantel a cuadros y prepara un picnic, que podría estar dentro del cliché, pero no es así, precisamente porque son ellos dos: inteligentes y libres. La letra de la canción –como muchas de este dúo- bordea las frases hechas, el acierto, el humor y los dobles sentidos. Parece que la cantante no sabe qué le dan, “puede que sólo sea artificial, puede que a mi manera me sirva para olvidar, prometí que nunca volvería a caer…” Y es que lo que le dan, la hace volar… No se pierdan por nada: los bisteces para el banquete y los pancitos cortaditos en rodajas para la ocasión.

Compartir este artículo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.